Buscar
  • Iñigo García Ureta

CONFINAMIENTO Y LIBROS

Actualizado: 22 jul 2020

Autores como Pérez Reverte o Valeria Luiselli y editores como Enrique Murillo pugnan estos días por hacerse oír entonando un canto a las librerías. El mensaje que subyace en todos estos mensajes --que aprecio-- es que sin librerías físicas no podemos leer nuevos títulos.

¿Es así? No, por supuesto que no.

Sin librerías físicas que vendan libros físicos no se puede leer en papel. Pero eso no quita para que no puedan adquirirse, mediante descarga, libros electrónicos y audiolibros.

No es lo mismo.

Sin el menor ánimo de criticar a nadie me permito hacer dos puntualizaciones:

1. Curioso cómo autores consagrados no cuidan la expresión para evitar dejar a las versiones digitales (tanto en ebook como en audio) de sus libros al altura del barro. En 2020 el mensaje podría ser: "Pronto podremos disfrutarlo en papel, pero mientras tanto tenemos alternativas al alcance del pulgar para no perder un segundo de lectura".

2. Al reivindicar la lectura, asociándola a la supervivencia de un tipo muy especial de librerías, las que los estadounidenses denominan "independientes", se comete una omisión: las librerías no son las únicas garantes de la diversidad editorial, una diversidad que, como cualquier taburete, se sustenta en otras dos patas: las pequeñas editoriales y las distribuidoras independientes. Recordarlo también sería también deseable y no pasa nada por decirlo claro y enfatizar su papel y su necesidad.

3. El audiolibro nació para satisfacer una necesidad que antes era insalvable: es un descendiente directo de los Talking Books, que empezaron a grabarse en plena Gran Depresión para paliar las carencias de los ciegos por iniciativa del gobierno estadounidense. Que nadie haya aprovechado un segundo para hacerle publicidad en estos días demuestra que el mundo del libro lo considera otra cosa. Y por eso acabo con una recomendación de dos que bien pueden disfrutarse estos días. Uno es el audiolibro de LOST CHILDREN ARCHIVE narrado, entreo otros, por la mismísima Valeria Luiselli. El segundo es un podcast de Jon Ronson, un autor al que contraté Los hombres que miraban fijamente a las cabras al no poder dejar de reír mientras lo leía. Éste, titulado THE BUTTERFLY EFFECT, es una reflexión absolutamente brutal sobre cómo Internet ha cambiado nuestras vidas, basándose en el fenómeno del porno online.

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo